Sabías que… Utilizando menos el verbo “ser” puedes mejorar tu relación con los demás

En ocasiones no nos damos cuenta de lo contundentes que pueden sonar nuestras afirmaciones y el daño que estas pueden hacer a las personas a las que van dirigidas.

Dicen que al diablo, además de darle por cargar pistolas, también se entretiene cargando palabras. Los conflictos se inician con ellas: una palabra de más o de menos, una palabra que se envenena o se enquista, una palabra que ofende o se malinterpreta, una palabra dicha en un estado de alteración o desde el rencor… Por eso es tan importante medir nuestras palabras y una de las que, sin darnos cuenta, utilizamos con más frecuencia y puede herir es el verbo “ser”.

El Poder de las Palabras

Por supuesto no se trata de demonizar este verbo, si no de saber dosificar su utilización en situaciones que pueden generar conflictos: encuentros familiares, reuniones de trabajo, relaciones personales… Espacios en los que lo que pretendía ser una simple observación o una broma puede convertirse en origen de una discusión o de un problema.

Disminuyamos la rotundidad del verbo “ser” y sus consecuencias que nos condicionan, etiquetan y crean prejuicios; usemos mejor otros verbos, el verbo “estar”, “parecer” o “comportarse”, de forma que un “eres tonto” quede en un “estás tonto”.

Sé consciente del poder de las palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s